Mb

Una mano amiga
me abraza en silencio
me susurra te quiero

Una mano amiga
se torció conmigo
me arropó consigo

Ella me calma
me templa
me serena.

A ella, mi amiga
le debo mi dicha,
mi suerte.

Gracias, amiga
por ser mi apoyo,
mi todo.

Por los buenos ratos de borracheras,
por los buenos ratos que se quedan
grabados en mi mente.

Por las risas, por tantas risas.
Por las lágrimas que se secan.
Por llenarme de alegría
y de buena suerte.
De palabras, de bendiciones,
de caricias sin roces.

Por ser mi apoyo compañero,
por ser mi lomo, y mi todo,
por repetir hasta la saciedad
cuándo nos vemos.

Por servirme lo justo en cada momento
y respetarme.

Y si algún día tengo que acompañarte
a tu lecho de muerte
no habrá quien nos separe
pues mi amor a tí es tan grande
que no cabe en un ataúd
porque te lo llevarías tú
allá donde te fueses.

Y siempre unidas
entre risas
que las caricicas
son más frías.


Te quiero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Amor sincero.

Centinela

Más de diez besos